chilcuague
Untitled Document
 
 

INFORMACIÓN GENERAL

El género Heliopsis pertenece a la familia Asteraceae. Incluye 14 especies, la mayoría endémicas a México y aún no todas totalmente definidas. Heliopsis longipes conocida comúnmente como chilcuague muestra aplicaciones diversas, es utilizada en la medicina tradicional, con alto contenido de alcamidas en sus raíces (García-Chavez et al. 2004; Cilia-López et al., 2008). Registra una larga tradición en la herbolaria mexicana como lo indican sus denominaciones de origen náhuatl. Algunos nombres registrados son: ichcha, chilcuán, significando chile de víbora; chilmécatl, de chili, chile y mécatl, mecate, aludiendo a las raíces filiformes y al sabor picante de éstas (Martínez, 1992). Asimismo, Martínez (1992) la registra con los nombres de pelitre o peritre, epítetos que probablemente se le asignaron durante la etapa de la colonia. En la actualidad se puede encontrar esta especie comercializada en los puestos de hierbas medicinales de casi todo el país con nombres más modernos como raíz de oro y raíz azteca. En resumen los sinónimos del termino chilcuague, son raíz azteca, raíz de oro, ichcha, peritre, chilcúan, chilicuan.

Plantas de las poblaciones nativas del NE del estado de Guanajuato, fueron utilizadas por los Estados Unidos durante la segunda guerra mundial, por sus propiedades insecticidas y repelentes contra moscos, moscas y otros insectos (Little, 1948; Cilia-López et al., 2008).

La presencia de esta especie se restringe al centro del país en la región conocida Sierra Gorda, que sirve de colindancia entre los estados de Guanajuato, San Luis Potosí y Querétaro (García-Chavez et al. 2004). En Guanajuato se distribuye en la parte noroeste en la Sierra Gorda, cerca de la carretera desde San Luis de la Paz en dirección oriental a Xichú, hasta Santa Catarina y en la parte que colinda con el norte de Querétaro (Little, 1948).

Las raíces de esta planta acumula una gran cantidad de alcamidas olefínicas en las raíces, que se le conoce con el nombre de afinina, la cual es la responsable de las principales propiedades atribuidas a esta especie, entre las que se considerar la actividad anestésica local, saborizante, insecticida y bactericida. El mercado local de esta planta es en manojos de raíces de chilcuague frescas o parcialmente deshidratadas, con un peso aproximado de 50 g; además de bolsas de raíz de chilcuague deshidratado y molido de 20 y 40 g, y se localizan principalmente en los puestos de venta de verduras locales.

 
 
 

La raíz del chilcuague se utiliza en la medicina tradicional para calmar el dolor de muelas debido a la sensación anestésica que produce, como anestésico, analgésico local y como antibiótico para infecciones de los aparatos digestivo y respiratorio. Además, el extracto obtenido a partir de la planta presenta resultados favorables en la eliminación de algunas micosis (pie de atleta) (Little, 1948; Martínez, 1992; Cilia-López et al., 2008); por otro lado, la tintura alcohólica se ha empleado contra los resfriados y la pulmonía, tal vez por su efecto estimulante (Little, 1948; Martínez, 1992; Cilia-López et al., 2008). Debido a la acción pungente de la raíz, se le usa como condimento en los alimentos. Así mismo se macera en algunas bebidas alcohólicas para conferirles fuerza. Además de su uso en la medicina tradicional también tiene propiedades insecticidas, pues la raíz molida y mezclada con leche se ha usado para matar moscas (Little, 1948; Martínez, 1992); la acción insecticida y fungicida del principio activo de esta especie fue comprobada por Domínguez et al. (1958) y Sanchez (1998) y Ramírez-Chavez et al. (2000) en contra del gorgojo del frijol Acantohoscelides obtectus (Say), y en el control de la pudrición blanca (Sclerotium cepivorum) enfermedad que ataca al cultivo del ajo (Allium sativum). La dosis acostumbrada para el dolor de muelas es de una a tres raíces, ya sea masticada o macerada; como condimento se agrega en forma molida a las salsas o tan solo colocando la raíz en los alimentos a la hora de cocción (Salazar, 1999; Cilia-López et al., 2008).

Se ha generado información sobre la productividad sustentable de esta planta, por lo tanto en algunas regiones de Guanajuato y de Querétaro se inició el cultivo del chilcuague, primeramente en forma limitada en las orillas de las parcelas o en la sombra de algunos árboles, en lugares protegidos del pastoreo, aunque a la fecha ya es posible observar terrenos de traspatio y pequeños pedazos de terreno dedicados al cultivo de esta especie. La propagación se lleva a cabo por esqueje y por semilla y el desarrollo total de las raíces transcurre en dos a tres años (Molina, s/f; Almaguer, 2002; García-Chavez et al. 2004).

Heliopsis longipes (A. Gray). Familia compuesta, herbácea, tallos delgados de 20 a 70 cm. de largo; hojas simples opuestas ovaladas de 4 a 6 cm. ásperas con pelos rígidos en ambas caras, bordes toscamente dentados. Flores en cabezuelas solitarias, lígulas amarillentas, raíz carnosa, fibrosa y amarga, corteza oscura y madera amarillenta.
La alcamida mayoritaria en Heliopsis longipes es la N-isobutil-2E, 6Z, 8E-decatrienamida o afinina.

   
 

Fórmula estructural de la afinina N-isobutil 2E, 6Z, 8E decatrien amida, principal componente bioactivo presente en el extracto lipídico crudo de las raíces del chilcuague.

 

Chilcuague 2010 ® Todos los Derechos Reservados.
Programación y diseño
ProyectoDAM